La Jungla de Asfalto

Sin saber qué esperar cuando llegué a Beirut, me sorprendió encontrar una foresta de rascacielos. No tan altos como en Nueva York, Tokyo, Dubai. Quizás algo que evoca Miami, también por la manera que la ciudad está pegada al mar.

Hablando de Nueva York, creo que mucha gente diría que es la ciudad más densa de población en los EEUU – así habría dicho yo. Resulta que hay varios suburbios en Nueva Jersey que son poblados con aún más densidad (¡¿quién sabía?!). Pero Nueva York tiene una densidad que es fácil visualizar. Manhattan en particular, dónde aproximadamente 1.6 millones de personas viven en 88 kilómetros cuadrados (34 millas cuadradas).

Beirut es un poco más pequeña que Manhattan, unos 67 kilómetros cuadrados (26 millas cuadradas). El último censo de la ciudad fue en 1932, así que las estimaciones actuales de población no son exactos, y comprenden entre uno y dos millones, pero 1.5 millón parece un cálculo conservador. Eso es aproximadamente la misma cantidad de personas como Manhattan, dentro de un espacio reducido por veinticinco porciento.

Supongo que eso explica la cantidad infinita de grúas de construcción. Enormes y larguiruchos, prolongados de los techos de edificios altos, acompañados por los zumbidos y martilleos inexorables de la construcción. Beirut no es una isla, pero atrapada entre mar y montaña, la mejor dirección para crecer sigue siendo por arriba.




La guerra civil en Líbano terminó hace unos veinte años. Para la reconstrucción de una ciudad devastada, veinte años no es mucho. Edificios acribillados de balas y granadas están dispersos por la ciudad, y ciertamente hay estructuras más antiguas que siguen en pie, desde apartamentos de los años sesenta, hasta los Baños Romanos que llevan milenios en el centro de la ciudad. Pero muchos, quizás una mayoría, de los “arboles de concreto” en Beirut parecen de haber aparecido desde la finalización de la guerra civil.

¿Dónde encontraron el dinero para la reconstrucción cuando tantos negocios fueron destruidos juntos con los hogares? Una mujer local me recordó de los doce millones de libaneses que viven fuera de Líbano: una diáspora tres veces la población de este país chiquitita de cuatro millones. Según ella, familias enviaron su ayuda desde Francia, Nigeria, Venezuela, Brasil, Sierra Leone, los EEUU, o donde sea que habían buscado refugio y oportunidad.

La reconstrucción está tomando lugar con venganza. Y los parques u otros espacios verdes nunca han sido una gran parte del paisaje de Beirut, convirtiendo la ciudad en un mar de asfalto gris al lado del mar azul del Mediterráneo.

Según el periódico del idioma inglés de Líbano, The Daily Star, hay sólo 0.8 metros cuadrados de espacio verde por persona en Beirut. En zonas urbanas, la Organización Mundial de Salud (OMS) recomienda 12 metros de espacio verde por persona. (Nota: Hay lugares en el internet donde dice que la OMS recomienda 40 metros cuadrados de espacio verde por persona, pero sospecho que eso sería a un nivel nacional, no dentro de zonas urbanas.)

Una excepción notable al mar de asfalto es Horsh Beirut, un parque de pinos a la orilla de la ciudad, que cuenta con 77% de todo el espacio abierto de la ciudad. El parque fue cerrado del 1992 al 2002, y cuando abrió nuevamente, fue sólo a los con más de 35 años y un permiso. Se dice que hay estudios en camino para evaluar la mejor manera de abrir completamente y utilizar el parque, pero recién se le atribuyó al alcalde haber dicho que no hay prisa. Por otro lado, parece que el alcalde si tiene energía detrás una propuesta de enverdecer a Beirut, un proyecto que se llama “Beirut es Asombrosa,” lo cual tiene el propósito de renovar algunos de los pocos otros espacios verdes de la ciudad. Hay otros que proponen una asociación pública-privada para la enverdecimiento de los techos (y balcones) de los edificios.

Entonces, ¿a dónde van los habitantes de la ciudad cuando desean escapar sus apartamentos de concreto? Quizás has visto alguna película con escenas en Brooklyn o Harlem, Nueva York, con personas pasando un rato en el porchecito de su edificio. Los Beirutis han hecho un arte de este estilo de vida por la calle. Vendedores pasan el día en sillas de plástico afuera de sus tiendas. Cerca a mi hotel, hay cinco o seis taxistas quienes se juntan en la esquina todos los días, dos o tres de ellos sentados en algún bloque de cemento, otros en un par de sillas tapizados con cuero rajado, otro en una silla giratoria media rota, jugando backgammon a veces en la tarde. En los fines de semana por el Corniche, el malecón de Beirut, hay familias que emergen de sus carros como los payasos de un carrito al circo, abuelas y padres y niños y niñas y balones y juguetes, juntos con sillas en las cuales los adultos se relajan mientras los niños y niñas juegan. Los domingos veo una señora mayor con su silla de plástico y su nargileh por la acera delante la tienda de su hijo, y ella disfruta del momento cerca de su hijo mientras él diligentemente alquila bicicletas a los que han llegado al Corniche para pasear. (Nargileh es el nombre para la pipa de agua que se usa para fumar un tabaco con olor a fruta; también se conoce como hooka o shisha.)

Todavía no he asegurado mi lugar por la acera con una silla de plástico, pero he alquilado una bicicleta un par de veces, y paseado a pie por el Corniche varias veces más. Y cuando encuentro un apartamento y me voy del hotel, te aseguro que haré mi parte para enverdecer esta selva de asfalto, con una abundancia de plantas y flores en mi balcón.

Anuncios

3 pensamientos en “La Jungla de Asfalto

  1. Guada dice:

    Tal vez con gardenias? Excelente post y gracias por hacernos conocer Libano. Me lo leo todo y quiero más! Espero y estoy segura están todos muy bien y disfrutando el comienzo de esta nueva etapa. Besos,

  2. Leti dice:

    Que lindo como escribis! se nota que lo disfrutas… y nos haces disfrutar a los que lo leemos. Besos a toda la familia.

  3. […] el domingo yo estuve decidida salir de la jungla de asfalta, y recordarme de la belleza de Líbano. Llevando mi marido, mis hijos, y hasta otra familia, fui al […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s