Agujero en la Pared

En los EEUU, utilizamos la expresión “agujero en la pared” para describir un pequeños negocio sin pretensiones, típicamente un bar o restaurante. Hay bastante “huecos en la pared” a Beirut:

Restaurantes, que podrían encajar en cualquier ciudad desde Beirut a Bogotá:


Negocios, como esta pequeña zapatería:


Bares, como este que tiene un lindo sentido de humor (se llama precisamente “Hole in the Wall” – agujero en la pared):


Y luego hay los agujeros totalmente literales:



La tragedia es que los agujeros literales en las paredes superan en número a los figurativos , y por mucho.

A pesar de la restauración en curso de los edificios históricos y la construcción perpetuo de torres nuevas y brillantes, los recordatorios de los estragos de la guerra civil libanesa son evidentes en casi todo edificio a Beirut que existía antes del 1990.

¿Cómo era la vida para los que vivieron todos aquellos tiroteos?

Un amigo en Honduras, un país que lucha contra un aumento sin fin de criminalidad, comentó recién en Facebook sobre la teoría sociológico del “vidrio roto”: investigadores encontraron que era más probable que criminalidad aumentara si un carro estacionado en el barrio tuviera sus vidrios rotos, y no intactos.

Se debate si esta teoría es una co-relación o una causa, y la realidad a Beirut es que a pesar de los agujeros de balas y los edificios bombardeados, hay bien poca criminalidad por la calle. Pero, ¿tendrán otro efecto aquellos vestigios de la guerra?

Día tras día, los libaneses pasan por edificios que han sido perforados por los proyectiles. ¿Cúal será el impacto psicológico, para la gente cuyos días y noches fueron interrumpidos por el estrépito de tiroteos y el silbido de cohetes?

Tal vez hay una manera de ponerse anteojeras que permite a la gente seguir adelante. Me asusta igual.

Por eso me alentó escuchar del trabajo de Offre Joie (la alegría del acto de dar), un grupo de voluntarios, principalmente jóvenes, quienes trabajaron a reparar los edificios de la calle Ibrahim Mounzer – la calle en mi barrio donde explotó una bomba el octubre pasado.



Se nota en la tercera foto que las reparaciones no se han completados cien por ciento – pero casi. El gobierno no proporcionó las reparaciones, y la gente se negó dejar los daños tal como estaban, y se esforzaron enormemente para ayudar a los demás. ¿Hay duda que los jóvenes son la esperanza del futuro? No hay “slacktivismo” acá, sino gente que se compromete a trabajar, y duro.


Para los a quienes les interesa el tema, hay un lindo video de unos minutos con mas detalle sobre este trabajo:

 

No se duda nunca que un pequeño grupo de ciudadanos considerados y comprometidos pueden cambiar el mundo; ciertamente, es la única cosa que lo ha hecho. – Margaret Mead

Anuncios

12 Meses de Vida a Líbano

A las siete de la noche hoy, hace un año que llegué a Beirut, lista para empezar una nueva aventura.

En honor de la ocasión, quise compartir 12 imágenes – uno para cada mes – ojeadas a la Vida a Líbano.


Y aquí estoy, con mi querido guía al Líbano (publicado por Bradt), al Palacio Beiteddine, apenas ayer.


(Moon Handbooks es mi favorito publicador de guías turísticas por supuesto, pero no tienen un libro sobre el Líbano…. todavía.)

El Olor de Gardenias

El olor de gardenias llevó por mi ventana mientras trabajaba a mi computadora esta mañana. Su perfume me recuerda de nuestra llegada a Beirut, cuando habían vendedores con cadenas de gardenias a cada semáforo. Y a su vez, eso me recuerda que al final de este mes, cumplimos un año de estar aquí.

Ha habido bastante tensión a Líbano durante este año, con una bomba de carro en octubre, y un mar de refugiados buscando amparo de la guerra en Siria. Pero esas gardenias me recuerdan de cuántas cosas lindas hemos visto también. Espero que era evidente en mi blog cuánto más ofrece Líbano que lo que aparece en las noticias.

Pensando en eso, quise compartir contigo un blog escrito por David Lebovitz, un pastelero californiano quien reside ahora a París, y visitó a Líbano hace un par de semanas para explorar la cocina y cultura del país. Espero que tengas un minuto para mirarlo, y si no hablas inglés, vale la pena ver las fotos.

http://www.davidlebovitz.com/2013/04/lebanon/

Deleitando la comida, maravillándose de la hospitalidad, y con fotos tan lindos casi puedes saborear la bella comida. Al menos deseas que pudieras. De hecho, la heladería que menciona, Hanna´s, queda a tan solo un par de minutos de mi casa. Tal vez la visito ahora….